Cómo usar Twitter y su geolocalización en mi negocio

La red social Twitter cuenta cada día con más incorporaciones y es una de las redes más importantes del mundo tras Facebook, Google + y Youtube y la que más...

La red social Twitter cuenta cada día con más incorporaciones y es una de las redes más importantes del mundo tras Facebook, Google + y Youtube y la que más crecimiento anual experimenta desde su nacimiento hace siete años hasta ahora. Los últimos movimientos de Twitter apuntan a que una de sus líneas de negocio en el futuro es el uso de la geolocalización, de hecho hace unas semanas compró Spindle, una startupdedicada a ello.

Además podemos comprobar el potencial de Twitter en este impresionante mapa mundial a tiempo real de tweets y temas emitidos en cada continente en Tweetping, observar la geografía de los tweets que crea mapas sociales de las ciudades e incluso seguir el paso de la antorcha olímpica en los juegos de Londres a través de los tweets emitidos y monitorizados por IDV Solutions.

Twitter es social, local y móvil (SoLoMo)

Por tanto, aunque no se trata de una red social de geolocalización, como pueden ser Google Local o Foursquar, tiene una serie de características muy vinculadas con este concepto, ya que cumple las tres reglas de SoLoMo:

Twitter es social: es la base de todo, seguir a gente y que te sigan, generar listas, “retuitear”, mencionar, marcar favoritos y todo en menos de 140 caracteres le da una velocidad de casi segundos.

Twitter es local: el uso de la geolocalización, saber dónde están los usuarios, desde dónde se mandan los tweets, búsquedas geolocalizadas, etc., nos ofrece una información basada en lo local.

Twitter es móvil: el uso de Twitter cada vez más desde el móvil, en cualquier lugar, desplazándonos y emitiendo información desde diversos lugares e interactuando a tiempo real gracias al móvil.

Cómo activar la geolocalización en Twitter

El uso de la geolocalización depende principalmente de tres factores:

  1. Tener activada la geolocalización de tus tweets por defecto. Para ello deberás entrar en la configuración de tu usuario de Twitter y activar “Añade una ubicación a tus tweets”, de forma que cuando publicas un tweet con una ubicación, Twitter almacena esa ubicación. Puedes activar o desactivar esta opción en cada tweet. * En este caso Twitter ha habilitado la posibilidad de borrar toda la información de ubicación de tweets pasados.
  2. Indicar tu ubicación como usuario en el apartado del perfil dentro de la configuración. De esta forma aparecerás en las búsquedas sobre tu ciudad.
  3. Añadir datos geográficos en tu biografía con o sin hashtag (por ejemplo #valencia), de forma que aparezcas en los resultados de búsqueda.

Eso sí, ten siempre presente que si activas la localización dejarás un rastro que se puede seguir con herramientas como Creepy.

Estos mismos factores son los que hacen que puedas usar la geolocalización por parte de los usuarios como herramienta de análisis y de promoción de tu negocio.

Cómo usar la geolocalización para analizar y promocionar mi negocio

A continuación te muestro algunas ideas acompañadas de las herramientas que puedes usar:

  1. Analiza tus seguidores actuales para saber dónde se encuentran. De esta forma, cuando tengas que abrir mercado, sabrás dónde cuentas con contactos directos, o si quieres incidir en un territorio en una promoción podrás identificar dónde se concentran tus seguidores con herramientas como Socialbro oMapmyfollowers, como nos muestra Juan Carlos Sierra en su blog, en supost Twitter y la geolocalización.
  2. Busca seguidores potenciales analizando la gente que usa Twitter alrededor de un sitio  y sobre un tema determinado. Franck Scipion lo cuenta en “Cuatro herramientas para encontrar usuarios relevantes en Twitter”, donde destaca elMentionMap, una forma muy visual de analizar nuestra propia red social de Twitter.
  3. Haz búsquedas geolocalizadas de temas que te interesen, identificando quétweets se lanzan sobre un tema determinado alrededor de un sitio, usando la herramienta Seekatweet o bien la Búsqueda Avanzada de Twitter , tal y como explica magníficamente Javier Leiva en su post “Cómo hacer búsquedas geolocalizadas en Twitter”.
  4. Identifica las tendencias locales, usando herramientas como PirendoTweet Binder o Tweepsmap para monitorizar los hashtags de lo que está pasando en tiempo real o en un periodo de tiempo.

En definitiva, todo un mundo alrededor de Twitter y la geolocalización y múltiples posibilidades y herramientas para analizar nuestro mercado y promocionar nuestros productos y servicios, ahora tan solo queda probar estas herramientas y sacar el máximo provecho.

Fuente: Gersón Beltrán

Anuncios

Vine puede ser el big next thing en marketing

vine

El pasado mes de diciembre Twitter anunciaba la compra de Vine, una aplicación para grabar y compartir vídeos de corta duración que a su vez se reproducen en loop, como el clásico gif animado. A partir de ahí, tras lanzar la aplicación para iOS (en unos meses también estará disponible para Android), el servicio de microbloggin integró los vídeos generados con esta aplicación en el timeline de los usuarios, de modo que no era necesario abandonar Twitter para poder verlos. Esto ha permitido que los usuarios puedan compartir fácilmente el último truco realizado por su mascota, la última caída de sus hijos pequeños y en definitiva, todo tipo de contenidos merecedores de un lugar propio en un clásico de la televisión como “Vídeos de Primera”. Sin embargo algunas marcas han descubierto el potencial que puede tener esta herramienta. Empresas como Old Spice, Free People, Urban Outfitters o Pepsi han demostrado que con una buena dosis de creatividad, se pueden hacer vídeos de cinco segundos que refuercen su imagen de marca y se integren de forma natural en su estrategia de marketing. Nos cuentan todos los detalles en Loneley Brand y nosotros, recogemos los mejores ejemplos.

Old Spice

Ha demostrado en el último año que domina el marketing viral como pocos. Tras su exitosa campaña de vídeos en Youtube, ha intentado repetir su éxito en Vine, llevando a los grandes personajes de sus anuncios, a protagonizar vídeos de seis segundos de duración que conectan con esa audiencia fiel que ya sabe qué esperar de la marca.

Free People

La marca de ropa y accesorios “Free People” celebra el lanzamiento de sus nuevos kits de henna con un vídeo en Vine de lo más creativo, en el que se demuestra hasta dónde se puede llegar con un poco de imaginación.

Urban Outfitters

Otra tienda de ropa y accesorios como Urban Outfitters. En esta ocasión en vez de hacer una pieza centrada en la marca, prefieren crear un vídeo que apuesta por el humor puro y duro. Para la ocasión, se recrea una de las más famosas escenas de Jurassic Park, ahora que se ha anunciado que el clásico de Spielberg, se volverá a estrenar en 3D. Y todo porque un poco de humor siempre es de agradecer ¿verdad?

Pepsi Next

Es otra de las marcas que tradicionalmente han sabido dominar el mundo del vídeo, contando buenas historias sin perder el foco en la marca.  Eventos como San Valentín, Navidad o el famoso 4 de julio, han servido para que la marca exprese lo mejor de sí misma en esta red social, con la ayuda de Vine.

Fuente: Rodolfo de Juana

Twitter o Facebook

twitterofacebook

Para aquellos que se sienten enajenados, solos, raritos por su distancia del cada día más omnívoro mundo virtual y están contemplando empezar el año nuevo apuntándose a Facebook o a Twitter, o incluso para los que están pensando abandonar lo que para muchos se ha vuelto una especie de adicción, una guía.

¿Facebook (mil millones registrados en todo el mundo) o Twitter (500 millones)? Depende de si uno tiende más al exhibicionismo o al narcisismo. Facebook, la mejor opción para los exhibicionistas, ofrece, con su muro —el nombre del espacio donde se deposita la información—, un espléndido escaparate para aquellos que sienten necesidad de compartir con el mundo los detalles íntimos de sus vidas, desde el primer beso con la nueva novia (clic, la foto; clic, enviado a los amigos de Facebook), al aquí estoy yo con mi nuevo vestido/bikini/zapatillas Nike, al delicioso café y cruasán del desayuno, al intento autoanalítico de cómo me siento tras el disgusto con mamá.

Twitter, por el contrario, se acomoda más al narcisista, a aquel que tiene que demostrar al máximo número de gente posible (el gran indicador de esta red es el número de followers o seguidores, personas que voluntariamente buscan el perfil de uno y se apuntan para recibir lo que el elegido quiera decir) lo listo o gracioso o ingenioso que es, o lo informado que está sobre los acontecimientos mundiales. Twitter, que solo admite 140 caracteres por entrada, es más cerebral; Facebook, donde se publican 750 millones de fotos cada fin de semana, más corporal.

Si, como ha dicho Santiago Segurola, Twitter es “un bar de borrachos”, Facebook es un burdel. O, quizá, para ser un poco más justos, Twitter es un bar cualquiera en el que algunos se emborrachan y se dicen de todo y Facebook es un club de copas en el que existe la opción de ligar.

Sin duda, si el propósito es navegar por las redes sociales para conocer gente con fines románticos y/o sexuales, Facebook es la opción para ti —descontando las específicas con este fin, claro—. Twitter, en cambio, es más útil para aquellos a los que les da lo mismo generar admiradores o enemigos, con tal de que se cumpla el requisito primario de que se les preste atención. Twitter es más irónico, esconde más; Facebook es más emocional y más revelador.

¿Es bueno esto para la salud mental? Buena pregunta, ya que se han hecho montones de estudios sobre el tema. Tras un repaso por la web parece existir un sesudo consenso. Del mismo modo que la avalancha de información en Internet logra que la gente sepa menos sobre más cosas, que posea muchos datos pero profundice poco en ellos, los contactos personales a través de las redes sociales ofrecen más cantidad que calidad.

Un amigo, pillado hace poco jugueteando con su smartphone mientras esperaba a alguien en un restaurante, sonrió y dijo: “Lo maravilloso de estos aparatitos es que nunca más tienes que sentirte solo”. Pues según los estudiosos en el tema, es al revés. En Estados Unidos, donde no hay faceta de la vida humana que no se someta a las estadísticas, todo indica que Twitter y Facebook han hecho que sus usuarios sientan más soledad que nunca.

Mucho ruido y pocas nueces o, como dirían los académicos norteamericanos, “the Internet paradox”, la paradoja de Internet. La contradicción consiste, dicen, en que cuanto más conectados estamos, más solitarios nos sentimos.

Un artículo en la revista Atlantic el año pasado lo resumió así: “Nuestras omnipresentes nuevas tecnologías nos llevan a hacer conexiones más y más superficiales”. O sea, el diálogo es constante y extraordinariamente extenso, atravesando fronteras y continentes enteros, pero la calidad de la comunicación es limitada. Al no poder ver al otro, al no mirarle los ojos y detectar sus momentos de duda o rabia o vulnerabilidad, uno es incapaz de forjar una conexión humanamente completa, de construir un enlace empático. Uno pretende mostrar su mejor cara o su agilidad mental pero no deja de proyectar una visión idealizada de uno mismo, sin dejar entrever los puntos débiles que uno tiene, como ocurre cuando uno está con alguien en persona.

En el mundo físico y táctil, uno, tarde o temprano, se delata, por más que pretenda vender una imagen de potente autosuficiencia. Es a través de estos matices, de estas rendijas de la de personalidad como se forjan relaciones de auténtica amistad y eso es precisamente los que Facebook y Twitter tienden a ocultar. Con lo cual las relaciones en las redes sociales llenan los ojos y ocupan las mentes, pero vacían el corazón. Este, al menos, es el argumento de los que dicen que esto no es bueno para la salud mental.

¿Los que utilizamos Facebook y/o Twitter somos patéticos? Si la respuesta es afirmativa, patéticos somos muchos. La cuestión es si utilizar estos mecanismos de comunicación acentúa nuestra soledad o si lo que hacen es atraer a personas a las que les cuesta relacionarse con los demás. Según un estudio que se hizo en Australia hace un par de años y que tuvo mucha repercusión, sí existe una correlación entre las horas que la gente dedica a Facebook y el grado de soledad que sienten, o que sentían antes de que Facebook apareciera en sus vidas.

Bien, pero esto no significa que todos o la mayoría de personas que navegan por las redes sociales sean unos tristes ineptos en el cara a cara. Seguramente se podrá decir que cuantas más horas uno pase frente a la pantalla del ordenador o de la tableta o del móvil mayor posibilidad hay de que sufra un trastorno depresivo o antisocial. Pero, ¿es más patético estar cotorreando por Facebook o Twitter que estar en casa solo viendo la televisión o en el autobús o en el tren mirando por la ventana?

La dimensión nueva que aportan las redes sociales es poder ver la telenovela o el partido y al mismo tiempo compartir por el telefonito comentarios, críticas, gracias sobre lo que estás viendo. Siempre y cuando uno tenga también una vida fuera del terreno informático las redes sociales ofrecen la posibilidad de hacer algo mucho menos complicado o ambicioso que forjar relaciones nuevas o sondear en las profundidades de nuestro ser: nos permite pasar un rato divertido. Y eso, dentro de las opciones que nuestra breve estancia en la tierra ofrece, no es nada desdeñable.

¿Es peligroso todo esto? Para los niños, especialmente, Facebook, sí. Para evitar el riesgo de caer en manos de degenerados es altamente recomendable que los padres tengan acceso a las cuentas de sus hijos pequeños y que las vigilen continuamente. Para los mayores, Twitter podría llegar a representar otro tipo de amenaza. Concretamente, crear complicados problemas legales en el caso de que más países decidan seguir el ejemplo del Reino Unido. Allá se considera que los tuiteros están sujetos a las mismas leyes de difamación que los periódicos. Se dio el caso en noviembre de un señor que fue acusado en Twitter de ser un pederasta. La acusación fue falsa y ahora no solo la persona que publicó el tuit original sino que todos los que le retuitearon —más de mil personas— viven bajo la amenaza, hecha por el señor implicado, de que les va a demandar. Ya hubo un caso anterior en Londres de alguien que tuvo que pagar 90.000 libras, o 110.000 euros, por haber hecho una acusación falsa en Twitter.

Los británicos parece que se han pasado. Una cosa es lo que se escribe en un periódico —ponderado por el escritor (aunque a veces no lo parezca) y revisado, se supone, por editores— y otra es lo que uno lanza a la webesfera en un momento de irresponsabilidad o juerga desaforada desde el teléfono móvil.

Uno que trabaja en este negocio quiere pensar que existe una diferencia radical entre un bar de borrachos y un periódico; que cuando uno es periodista es periodista y cuando uno es tuitero es tuitero. Por otro lado, que se extiendan las leyes de difamación británicas a todo el mundo podría tener sus compensaciones para la sufrida profesión periodística. Podría suponer una nueva fuente de ingresos. Por ejemplo, en el caso de que algunos de los que trabajamos en este diario demandásemos a aquellos que cuestionan nuestra reputación insistiendo, hasta el aburrimiento, que si no compartimos su noción de que José Mourinho combina las virtudes de El Cid, Nelson Mandela y la Madre Teresa de Calcuta tiene que ser porque a cambio recibimos una paga extra de nuestra empresa, o que se reduce nuestra posibilidad de ser despedidos. Tiene su encanto la idea.

Pero mejor no. Mejor que olvidemos el mojigato ejemplo británico e insistamos en que lo que se diga dentro del bar quede dentro del bar, lejos del alcance de las leyes humanas y divinas.

Finalmente, ¿yo con quién voy? ¿Twitter o Facebook? He probado las dos cosas y decididamente me decanto por Twitter. A muchos periodistas les gusta decir que se han metido en esta profesión para cambiar el mundo, para defender los derechos humanos, incluso — ¡por el amor de Dios!— para contar la verdad. Bien. Algo de eso —bastante de eso— hay, sin duda. Pero negar que, como todos los escritores, no lo hacemos también por vanidad, para ser admirados, recibir aplausos y llegar a muchos lectores es caer en la mentira o en el autoengaño. Twitter canaliza y alimenta el narcisismo y no es ninguna casualidad que muchísimos periodistas seamos tuiteros.

¿Facebook? No, gracias. Uno ya hace más que suficientemente el ridículo en la vida real.

Fuente: John Carlin (El País)

Twitter se consagra como fenómeno de los social media en 2012

images

A estas alturas, Twitter, la popular red social de micrologging no necesita siquiera presentaciones. Tanto los que son usuarios como los que no, son conocedores de esta plataforma social que durante el último año 2012 se ha consagrado ocupando un lugar privilegiado entre las más grandes.

Desde el año 2006, cuando Twitter comenzaba como un proyecto de investigación y desarrollo dentro una pequeña start-up de San Francisco, no ha parado de crecer. En sus inicios bajo el nombre de “twttr”, nadie imaginaba que esta red social terminaría convirtiéndose en todo un fenómeno de masas alrededor del mundo. Sin embargo, la llegada de Twitter ha cambiado por completo no solo el panorama de las redes sociales existentes hasta su eclosión, sino que ha dado pie a grandes cambios de paradigmas de la comunicación. Incluso medios tradicionales como la televisión se rinden a sus pies pro su potencial para incentivar la interacción en tiempo real con las audiencias.

Las cifras de Twitter hablan sin duda por sí solas. Durante el 2012 se enviaron 175 millones de tweets diarios y recientemente, en el marco de las elecciones estadounidenses, se batieron todos los récords con 31,7 millones de tweets. Además, actualmente la mitad de los usuarios de Twitter están utilizando la red social a través del móvil. Entre algunos de sus secretos reside la sencillez con la que este sistema fue ideado, y que desde sus inicios, aunque han ido incluyendo y adoptando notables mejoras, ha mantenido su esencial y filosofía inicial. Estas cifras y aspectos demuestran cómo Twitter se ha convertido es una excelente herramienta de comunicación, haciendo incluso de altavoz de muchas iniciativas que localmente, debido a la poca implantación, no tendrían visibilidad alguna.

Twitter ha sabido conquistar a jóvenes y no tan jóvenes por su diversidad de usos aplicados. Sin embargo, la consagración de esta red social ha sido consecuencia de una de sus más generosas virtudes, la de hacer viajar a un ritmo vertiginoso cualquier información de actualidad con la posibilidad de alcanzar un gran impacto viral. Así nos lo demuestran las tendencias y Trending Topics que nos desvelan los temas más populares del momento.

El adopción creciente y masiva de esta plataforma por parte de los usuarios supuso también un nuevo abanico de oportunidades para la comunicación entre marcas y consumidores. Las empresas no tardaron en descubrir su potencial para establecer a través de Twitter, un canal de comunicación bidireccional con gran penetración y cobertura. La evolución de estos aspectos ha posicionado a la red social de micrologging en una de las plataformas de atención al cliente más innovadoras y prometedoras de los últimos tiempos. A pesar de ello, las empresas no quedan exentas de retos pues el 56% de los tweets que los clientes o consumidores enviaron a las marcas y empresas fueron ignorados o quedaron sin respuesta.

Este es sin duda uno de los grandes restos del 2013 para todas las entidades y organismos presentes en la red social, y a las cuales se les exige un mayor compromiso y atención para atender las diferentes cuestiones de sus propios clientes y seguidores. Si 2012 puede concebirse como el año de la consagración de Twitter como fenómeno de los Social media, 2013 será el año en el que las empresas deban demostrar que están preparadas para afrontar sus retos.

No resulta para nada sencillo realizar predicciones, pero si algo podemos afirmar es que durante el próximo año, Twitter seguirá fortaleciendo su posición y aumentando su número de adeptos y usuarios. La nueva era social en la que nos encontramos se nutre de información, y la tendencia a generar y compartir contenidos sigue aumentando. En este sentido, Twitter se posiciona como el mejor canal y el aliado perfecto para quienes pretenden difundir y compartir información relevante y de calidad.

Fuente: PuroMarketing

Twitter y la internacionalización

5042764163_15405340fe-240x180

¿Cuántos de vosotros no utilizáis todavía la búsqueda avanzada de Twitter para potenciar vuestra internacionalización? Si todavía no conocéis esta herramienta, os estáis perdiendo una buena parte del mundo online. ¿Por qué? Muy sencillo, ¿cuántos de vosotros creéis que en Google está todo?, seguro que todos contestaríais que:

  • Google no es el principal buscador en todos los países, (Yandex en Rusia y Baidoo en China le han quitado el reinado, por ejemplo).
  • Google no es capaz de indexar toda la información que circula por Internet, (un ejemplo claro lo tenéis en las noticias de los diarios en papel que queréis compartir en vuestras redes e intentáis buscar en Google… no suelen estar).

Según leí hace un tiempo, Twitter es el segundo buscador del mundo por número de búsquedas diarias. Aunque la afirmación me parece un poco exagerada, no le quito ningún mérito al buscador de Twitter y sobre todo a su herramienta de búsqueda avanzada.

¿Por qué y para qué recomiendo el uso de Twitter en temas de internacionalización? Fundamentalmente para ahondar en:

  • Inteligencia competitiva: nuestros competidores, ¿están?, ¿qué comunican?, ¿a quién siguen?, ¿quién es su comunidad?, ¿quiénes son sus prescriptores?, ¿qué se dice de ellos en Twitter?, ¿qué imágenes comparten?, ¿qué vídeos?, ¿qué marcan como sus favoritos?, ¿qué listas leen?… Esta información no tiene precio…
  • Búsqueda de influencers, prescriptores y/o generadores de opinión, con comunidades que nos interesen en un destino o un lugar determinado.  Y cuando localizo un prescriptor, si puedo llamar su atención de un modo profesional, no hace falta que solo utilice Twitter para comunicarme con él, puedo acudir a cualquier medio, hasta el más tradicional como el correo postal.
  • Networking: podemos buscar y encontrar perfectamente entre nuestra comunidad perfiles que nos interesen por múltiples motivos: como distribuidores, como socios locales, como agentes, etc.
  • Control de nuestra reputación online: ¿qué se dice de nuestra empresa, marcas, productos, etc. in situ? Importantísimo conocer si ya existe una opinión sobre nosotros también en esta red de microblogging.
  • Búsqueda de clientes: no hace falta decir que en Twitter circula información profesional y que los tuiteros habitualmente nos relacionamos con empresas y marcas cuando generan contenidos de calidad y de nuestro interés.
  • Branding: afirmo sin lugar a dudas que en Twitter se puede construir y crear marca en un mercado internacional, sobre todo si segmentamos y adaptamos nuestra comunicación a nuestras estrategias en destino.
  • Investigación de mercados: puesto que Twitter cuenta con un potente buscador que indexa información en tiempo real mucho mejor que Google, creo que sobran las explicaciones.

Espero y deseo haberos convencido de la utilidad de Twitter para complementar nuestras investigaciones de mercado internacionales. La información es poder, no lo olvidemos nunca.  Seguiré profundizando en este aspecto en mis siguientes posts. Espero vuestros comentarios y aprovecho para desearos desde aquí una Feliz Navidad y mucha suerte en todos vuestros proyectos.

Fuente: Carmen Urbano (Con tu negocio)